Historias de motos

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historias de motos

Mensaje  Serrano el 5/10/2011, 17:29

Esta historia la he sacado del foro de las virago.info en el que no estoy registrado pero como lo lleva mi sobrino entro de vez en cuando , me ha gustado a ver que os parece.

"La Virago 535 sin nombre reposaba dormida o muerta sobre su pata de cabra y cada día, al entrar y al salir de la carpintería, pasaba frente a ella, la miraba y me invadía la fatiga, el desasosiego, el agobio…, hasta que decidí taparla con unas piezas de tela y arrinconarla detrás de unas sillas, dejé de verla al entrar y al salir de la carpintería, los vecinos dejaron de verla y yo me relajé.

Al no verla ya no me planteaba las horas y el dinero que había que invertir en ella, el esfuerzo que podía suponer ponerla en marcha, restaurarla…, una obligación mas en mi vida, que cambió hace unos ocho años, cuando mi padre sufrió un ictus, un infarto cerebral que lo dejó hemipléjico y completamente dependiente.

Ese fue un punto de inflexión en mi vida y lentamente fue condicionando mi existencia, los primeros años me hicieron crecer, aprendí a dirigir la carpintería, a tomar decisiones, a creer en mis criterios, desarrollé algo de bondad y paciencia, de ternura y cariño hacia mi padre…, pero ahora, ocho años después me siento cansado, sin Vida propia, siento que he vivido gran parte de la vida que pueda llegar a vivir y que ya no soy el mismo, ahora solo veo obligaciones que coartan aún mas las escasas horas al día que puedo disponer para mi mismo…, y la 535 se había convertido en una obligación más, una molestia de la que ya me había intentado deshacer dos veces, le ofrecí la custom a mi vecino Pepe, él se relamió de gusto pero al día siguiente bajó diciéndome que a su mujer no le parecía muy bien. Después se la ofrecí a Matias, otro vecino mayor que desde que me vió encima de la Zing recordó los tiempos en los que volaba encima de su Ducati azul, también sonrió ante la 535, pensó en su hijo pero su sonrisa se esfumó al recordar que estaba en paro y con dos niños pequeños.

Y una de esas tardes en las que me quedé sin trabajo me acerqué a un concesionario de Honda, deseaba ver la nueva vts 750, esa especie de replica de la sporster de Harley. Entré en la tienda sin esperar encontrármela, pero allí estaba, negra y destellante bajo los halógenos del local, al ratito llegó el vendedor, un joven con unos ojos azules de mirada franca e intensa y con un apretón de manos que estrujó mis delicadas muñecas.

- ¿Me puedo sentar….? – le pregunté.
- Hombre claro, también tenemos una unidad de pruebas.

Pasé mis largas piernas por encima del sillín, me senté y de nuevo me encontré con unos mandos de cambio y freno demasiado cercanos, el deposito me pareció demasiado ancho y no sentí nada especial.

Regresé a la carpintería atravesando algunos solares, ya de noche y decidiendo dar una oportunidad a la Virago, esa Honda era la única candidata y no me había enamorado.
A la mañana siguiente compré una batería, con cuidado vertí el ácido en los vasos y la dejé reposar hasta la tarde. Después miré hacia las piezas de tela que cubrían a la silenciosa Yamaha, aparté las sillas que la habían mantenido oculta durante las ultimas semanas, quité las telas y sujetándola por el revirado manillar original la coloqué en medio de la carpintería, quité el sillín y encajé la batería en su hueco, acerqué los cables y atornillé el cable de masa, después el positivo, suspiré y gemí de dolor al enderezar la espalda. Me había costado bastante manipular los pequeños tornillos.

- Buenassss…

Mi amigo Pepe asomó por la puerta, miró a la Yamaha y después a mi.

- Ostras…, la has desenterrado – bromeó.

Pepe es mi confesor, muchas veces me hace compañía en la soledad invernal de la carpintería y estaba al día de mi desanimo, le conté lo de mi visita al concesionario de Honda y lo de la decisión de tratar de resucitar a la Virago.

- Le acabo de poner la batería…, pero no me atrevo a darle al arranque…, a ver si van a estar cogidos los pistones – confesé.
- ¿No te dijo Pedro que la moto no estaba averiada…?
- Si…, pero también me dijo ayer que la moto llevaba dos años parada.
- Bueno…, dale a ver que ruido hace…, esto, le pusiste gasolina ¿no…?.
- Si, si.

Volví a inclinarme hacia la Virago, giré la llave del contacto y se iluminó el piloto verde bajo el velocímetro, al tiempo que un repiqueteo sutil surgía por debajo del sillín, un taca-taca-taca…, que me resultó familiar, algo había leído en los foros sobre ese ruidito.

- Joer…, ¿que es ese ruido…? – preguntó Pepe algo alarmado.
- Tranquilo, es una buena noticia…, eso debe ser la bomba de gasolina que está cebando los carburadores…, por lo menos funciona.

Coloqué el botón rojo en “On”, apreté el embragué y mi pulgar se puesó el arranque.

- Bueno, vamos allá.

Apreté el botón y las escobillas chisporrotearon azuladas en las entrañas de la Virago, el cigüeñal se movió con un ronroneo natural y enmudeció.

- Los pistones no están cogidos… -murmuró Pepe- dale otra vez.

Volví a embragar y recordé que no había cerrado el aire, bajé la palanquita hasta la mitad de su recorrido y el motor de arranque volvió a ronronear.

Esperé unos segundos y volví a intentarlo, después una cuarta vez, una quinta intentona y el v-twin murmuró algo.

- joer…, parece que se queria coger –susurré.
- Dale otra vez…, tocala otra vez Sam…, o intenta arrancarla Carlos…, je, je, je.
- Que cabrón eres…, vamos allá.

Mis dedos tiraron de la maneta del embrague hacia atrás, la corriente volvió a llegar al motor de arranque, sus dientes se encajaron volviendo a voltear a los pistones y el fogonazo incendió las cámaras de combustión, el cigüeñal giró por si solo y la Virago gritó desde sus escapes.

- ¡Ves como estoy viva….!

Salté hacia atrás y el ruido inundó la carpintería, rompió el silencio invernal y amortiguó el ruido de lluvia sobre las uralitas, sobre la acera, sobre mis propios ánimos…, sonreía y escuchaba un sonido armonioso, sin petardeos, sin toses, observaba excitado unos escapes que no emitían humos y malos olores, ni gases ni nubes azuladas de aceite quemado…, la respiración de ella era profunda, regular, poderosa.

Pepe sonreía, yo también…, y ella permanecía al relentí, si vibrar, sin ahogos ni angustias…, al ratito se fueron formando nubes de vapor y una avispa salió despedida, toda negra, envuelta en hollín, pero viva…, me recordó a Mary Poppins saliendo de la chimenea y reí gozoso y excitado.

- Y tu que no te la querías quedar, capullo – dijo Pepe riendo y sin de mirar a la Virago sin nombre.

Unas horas después volví a sonreír, había quedado con Joa para ir al cine a ver “Entrelobos” y ella apareció vestida para la ocasión pese al frío y la lluvia, con una faldita por encima de las rodillas, imitando la piel de una serpiente, con un jersey de lana marrón, medias y abrigada con una pelliza beige.

- Cariño, aprieta este botón… - susurré entre sus cabellos, sintiendo sus mejillas junto a las mias.

¡Brumm!
avatar
Serrano
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Navarra
Fecha de inscripción : 10/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Concept el 5/10/2011, 21:01

No esta mal la historia.
avatar
Concept
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 27/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Warrior el 5/10/2011, 22:26

Bonita historia. :cafy:
avatar
Warrior
Amotiquero Senior
Amotiquero Senior

Localización : Elche (Alicante)
Fecha de inscripción : 29/10/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Pablo el 5/10/2011, 22:41

La historia engancha, parece un libro :oki:
Me encanta eh?
avatar
Pablo
Amotiquero Senior
Amotiquero Senior

Localización : Granada
Fecha de inscripción : 30/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Tomy el 6/10/2011, 20:28

Bonita historia Me gusta :up: :up:
avatar
Tomy
Amotiquero Senior
Amotiquero Senior

Localización : Bilbao
Fecha de inscripción : 17/10/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Serrano el 27/10/2011, 08:17

Otra bonita historia esta la pone MilordZ en el foro http://zephyrspain.superforos.com/viewtopic.php?t=2357&highlight=


--------------------------------------------------------------------------------

Quiero compartir esta bonita historia con todos vosotros. Una historia que para mi tiene un gran componente sentimental.

Hace tiempo recibí un correo de una persona que había restaurado una Harley que originalmente perteneció a una persona de mi pueblo, por si podía facilitarle más información sobre dicha moto. Me dio datos de nombre, dirección del antiguo propietario, etc. Evidentemente lo que no sabía el propietario actual es que yo conocía la historia de esa moto a la perfección, jejejejejeje, cuando le envié la contestación el menda alucinaba en colores.





Os pongo en situación a mediados de la década de los 40. Mi padre en aquellos años se encontraba haciendo la mili en Madrid. Era viajante de comercio (ahora se le llama comercial) y tenia una Guzzi 65 para ir vendiendo de pueblo en pueblo. En definitiva que tenía experiencia en el tema de las motos. El hijo del rico del pueblo se le antojó una moto para chulearse. Conocían a mi padre que además vivía en la misma calle aunque su poder adquisitivo no era ni mucho menos el de ellos y mucho menos en aquella década tan jodida. Entonces no se podía comprar una moto de gran cilindrada como ahora, tan solo lo que producía el mercado nacional, que de por si era poco. No les quedó mas remedio que acudir al mercado de segunda mano y en Madrid.

Como ellos no tenían ni experiencia en motos, ni ganas de desplazarse a Madrid para un capricho del niño, se acordaron de la mili de mi padre y aprovechado que conocían a un militar de alto rango, pues pillaron el teléfono hablaron con el para que le encargara a mi progenitor la búsqueda de la moto en el Madrid de los 40. Evidentemente mi padre se tiro cerca de dos meses buscando motos por todo Madrid (bueno le echo un poco de morro, para librarse de las guardias), hasta que encontró esa Harley, de un tal Soriano, campeón de las Españas de Motociclismo.
Cuando fue a probarla, al regresar le comentó a Soriano, "que no había sido capaz de pasarla de 90" , apostillandole el que si, pero que eran millas/hora, jejejejeje.

Hablo mi padre por teléfono con los interesados comentándole que había encontrado una moto que le gustaba y que valía tanto dinero (nunca supe la cantidad que costo), le enviaron el dinero, se hizo el cambio de nombre y no le quedó mas remedio a mi padre que pillar la moto y traerla al pueblo, (otros quince días de permiso).

Al cabo de un par de años esta moto estando aparcada en una de las plazas, comenzó a arder y se quemo el deposito y la parte delantera. La moto la guardaron en una cuadra, hasta que después de varios años, el director del banco de mi pueblo (que era de Salamanca), se entera de dicha moto y la compra. La pone en funcionamiento para su uso, guardándola hasta que un hijo de este la restaura y contacta conmigo ya que podía haber ćontactado con otra persona de la localidad que no conociese la historia de la moto con tanto detalle.

Si os dais cuenta la moto tiene adosado un extintor en el basculante, por si tiene tendencia a arder, jajajajajaja.

¿Que os parece las sorpresas que nos tiene guardada la vida?




avatar
Serrano
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Navarra
Fecha de inscripción : 10/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Warrior el 27/10/2011, 10:11

Es verdad, la vida es un pañuelo. :cafy:
avatar
Warrior
Amotiquero Senior
Amotiquero Senior

Localización : Elche (Alicante)
Fecha de inscripción : 29/10/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Drcervecillas el 27/10/2011, 20:49

Qué cosas pasan :oki:

Quién mejor que tu para contarle la historia :up:
avatar
Drcervecillas
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Cornellà
Fecha de inscripción : 01/01/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Serrano el 30/10/2011, 21:28

Escrito por CARLOS http://www.motoaventuras.es/index.php/moto

Cabeza de hormiga

Es un nombre exótico para una moto, pero era el nombre con el que popularmente se la conocía. Investigué algo sobre eso, y oficialmente, parece ser que el Sr. Simeón Rabasa, nunca le puso ese nombre, pues recuerdo que en la documentación figuraba ... "modelo: 125 Súper", pero si querías hacerte entender sobre tu moto debías dar el nombre más conocido. Solo es necesario observar la moto para darse cuenta de dicho nombre, un faro carenado con la horquilla y el manillar saliendo de él como si de dos antenas se tratara; aparte de ello, la moto era muy robusta, de plancha de hierro en todos sus elementos, con un motor de 125 cc y calculo que unos 4 o 5 caballos, y tres marchas, en llano y a tope alcanzabas unos 80 Km/h, ... y frenabas como podías, pues los tambores de freno eran bastante reducidos. Pero me gustaba, por su aspecto estilizado y retro, por ser una moto de tamaño considerable, pero sobre todo por el aspecto que le daba aquel faro enorme y su bellísimo depósito en forma de lágrima, y para mis trece años, sus posibilidades eran más que suficientes para mí.

Pero vamos a la historia de cómo llegó a mis manos. En el verano de 1970, mis notas en el "Certificado de Estudios Primarios", con el que finalizaba la educación primaria, habían sido de lo mejor de mi colegio, (Serrano Súñer de Castellón), a mi hermano le habían comprado el verano anterior una hermosa bicicleta plegable BH por sus buenas notas, y en mi cabeza se formó la idea de que era mi momento. Sin decir nada a nadie empecé a deambular por los talleres que conocía en Segorbe, Germán y Castillo, dónde ya me conocían por mis visitas, me encantaba el ronroneo de las motos, el olor a gasolina y acariciarlas, eran entonces muy abundantes para el español de a pié; pero cuando preguntaba precios de las que tenían en venta de segunda mano, las oscilaciones entre 3.000 y 5.000 pesetas me parecían inalcanzables para la economía familiar, y astronómicas para mis ingresos fijos semanales de 25 pesetas. Un buen día, cansado de mis visitas, Paco, mecánico de Casa Castillo, marido de Julia Castillo, me preguntó:

-¿Pero tú quieres comprarte una moto? ¿tu padre lo sabe? ...

Le contesté que no, que primero debía tener algo que decirle. Sin mediar palabra me llevó con él a un enorme desguace que tenía en el huerto de atrás del taller, retiró un plástico que cubría la Derbi y me dijo que la vendía por 1.300 pesetas. Mi primera impresión fue de desconcierto, pues a la moto le faltaban muchas piezas, el carburador, el volante magnético, casi todos los cableados, la bobina de baja y la pipa de bujía, las manetas, la bombilla de faro, y además, su aspecto era descorazonador, muy oxidada y llena de desconchados. Pregunté:

-¡Pero esto es una ruina, y le faltan las piezas más importantes ...!

-Cierto, respondió Paco, ... pero aquí hay piezas de sobra para que encuentres las que faltan, y eso entra en el trato, las buscas y te las montas tú, y me comprometo a darte las indicaciones necesarias, es muy fácil.

No dijo más y subió al taller, dejándome frente a aquella reliquia de los años 50, ya anticuada en aquellos días.

Subí y le dije con decisión:

-¿ Mil pesetas ...?

-Vale, ... pero habla con tu padre, no quiero líos.

Y salí disparado para hablar con él; le expliqué con todo detalle la operación, se quedó pensativo y me dijo:

-Esta noche te contesto, déjame pensarlo bien.

Cuando llegó la noche, mi padre me llamó aparte, se puso serio y me dijo: (nunca lo olvidaré)

- Mira Javier, yo nunca te compraré una moto, pero ésta que quieres te la comprarás tú. Mañana a las ocho comienzas a trabajar en la obra (construcción) hasta que te ganes lo que vale; ya he hablado con tu tío Luis y está de acuerdo. Y otra cosa ... tu madre no debe saberlo, oficialmente la moto me la compraré yo, aunque seas tú el que la lleve.

Y así fue como pude comprar aquella moto y fuí consciente de lo tremendamente duro que era el trabajo en la construcción, y lo que les esperaba a mis compañeros (la mayoría) de clase que no iban a continuar con el Bachillerato. Con el dinero en la cartera de mi padre comencé buscar piezas para mi Derbi en aquel desguace hortícola, en donde frecuentemente me topaba con fauna de toda especie al mover las piezas y motos, pero poco a poco iban saliendo, pues la mayoría de piezas de las motos españolas de la época tenían elementos comunes a todas ellas y eran perfectamente intercambiables, platinos, bobinas, condensador y volantes Motoplat, carburadores dell'Orto de cuba lateral y chiclé de 16 o 18, manetas de baquelita que se rompían solo con mirarlas, y en apenas dos semanas, tuve todo listo, limpio y montado para que Paco hiciera en apenas media hora la puesta a punto, de encendido y carburación. Y arrancó la Derbi, y la llevé a casa, en donde me encontré con indiferencia total por parte de mis hermanas y hermano, y donde mi padre se apresuró a desmontarla casi en su totalidad para pintarla de un bonito color negro con detalles en rojo bermellón, sabía de mecánica (era un ex-motorista) y tenía una mano para pintar excelente.

Y así fue como comencé a rodar con mi primera moto, a hacer mis pinitos en mecánica, a recorrer mi pueblo de veraneo a más velocidad de la que debía, ... y claro, a tener mi primer accidente de consideración del cual aún luzco una bonita cicatriz en mi mentón, y que me recuerda cuando me afeito como entré como un vendaval en casa de Pilar la Hebra reventando la puerta de aluminio y dejando un charco de sangre en el pasillo de su casa mientras mis amigos me llevaban medio inconsciente a urgencias.

Con ella tuve mi primer nick motero, la "hormiga atómica", y me granjee fama de temerario y gamberro. Pero fue mi primera moto, y con ella aprendí más que con ninguna otra de las que he tenido, pues nunca se siente nada en la vida como la primera vez ...
avatar
Serrano
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Navarra
Fecha de inscripción : 10/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Serrano el 12/11/2011, 21:00

¿ Nadie tiene historias de motos ?
avatar
Serrano
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Navarra
Fecha de inscripción : 10/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Pablo el 12/11/2011, 23:17

Bueno aqui os dejo la historia de mi Derbi Yumbo, que no tiene mucho, pero es una historia algo entretenida jejeje:

En aquellos tiempos (otoño 2010) conocí a una chica, una chica que aparentaba ser normal, guapa, arreglada, con buen carácter. Fuimos conociéndonos poco a poco, algún día saliamos por ahi con otra pareja mas, y un día le pregunté que que hobbys tenia, y me dijo que ella tenia una Bultaco Sherpa 250, color roja y con ella salia por ahi al campo, y también montaba a caballo (la chica media 1,67 y tenia 14 años affraid ) y entonces, aquel dia me preguntó ella: y tu, ¿No tienes ninguna moto? y le dijé: no, no me gustan mucho las motos...

Bueno pasó el tiempo, y ella me enseñó la moto, me gusto era muy bonita, y sonaba que era un gustazo. Pero yo seguía sin tener moto, y con mi edad no tenía ni un céntimo, por lo tanto, me resigné a no tener moto. Hasta que cierto dia de noviembre, me puse a buscar a uno de mis gatos, que se metio debajo de mi Mercedes que tengo en la rampa. Entonces vi un manto, un toldo allí tirado con algo debajo de el, como si llevará ahi toda la vida y yo sin haberme dado cuenta de ella durante mis 15 años de vida. Cogí al gato, lo quite de allí, arranqué el coche, separé un poco el coche del toldo y lo deje alli. Levanté el toldo cuidadosamente, ya que vi que había arañas por todos lados por alli, y me daban miedo ( ya no, puedo cojerlas xD ).

Entonces una sonrisa de asombro se mostró en mi cara al ver lo que había allí: Una moto de color naranja, que le faltaba algo en medio llamado motor, y que tenia una cosa colgando que no sabia lo que era, y que segun las pegatinas que tenía, se trataba de una "Derbi yumbo CX".

Una vez quitadas las arañitas, y metida en mi sotano, empecé a indagar sobre la motito, y resultaba ser que podía conducirla, y disfrutar de ella. Entonces poco a poco fuí quitando cosas y empapándome de información sobre mecánica de motos, puliendo con pulidor barato de los chinos, y busqué su motor, un motor destrozado por una cosa que se llama agua, entrando al cilindro y gripandolo. Entonces lo ví claro, compré un motor por 80 € con el carburador 14-14 y se lo puse, con ayuda de mi tio.

Aquel día, con mi tío y mis primos, nos fuimos a la calle, a arrancar la Derbi, la primera patada, no arrancó. La segunda tercera y cuarta tampoco. Mi tio dijo: Niños, ¡a empujar se ha dicho! obedecimos como corderos y empujamos a la moto una calle arriba y otra abajo, entonces aquella moto cobró vida, un ronroneo silencioso y tranquilo, se le notaba que hacia mucho tiempo que no se arrancaba. Mi tio recordando sus tiempos con su moto, empezó a correr todo lo que daba la moto, iba como con melancolia. Mi tio y yo lloramos aquel dia, el por los recuerdos de las motos y la melancolía, y yo porque todo ese esfuerzo que me habia costado la moto, habia dado su fruto. Mi tio me monto en la moto, y me dio un gran paseo por el pueblo, y fué una gran tarde, diría que la mejor de mi vida.

Poco despues, me pelee con aquella chica, y nos odiamos a muerte, por que le dije de salir con ella, y la chica no lo hizo, y luego hubo ciertos problemas con unos amigos suyos, y ya ni nos hablamos. Solo tengo un recuerdo de aquella chica que me hizo meterme en el hobby mas fantástico que para mi ha pasado por mi vida

Bueno que os parece, ¿voy para escritor o no? jajaja :gn:

Un saludo a todos
avatar
Pablo
Amotiquero Senior
Amotiquero Senior

Localización : Granada
Fecha de inscripción : 30/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Concept el 13/11/2011, 10:29

Para escritor no se yo, pero esta bien la historia, ¿que fue de la Derbi?
avatar
Concept
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 27/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Pablo el 13/11/2011, 14:30

La Derbi esta ahora mismo en el taller, con el problema de las malditas equivalencias, pero el lunes voy a la ITV de los co***es a pedir las equivalencias, pronto la tendre lista para disfrutar de ella.

Asi pero con todo conectado se la llevaron:



Un saludo a todos
avatar
Pablo
Amotiquero Senior
Amotiquero Senior

Localización : Granada
Fecha de inscripción : 30/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Concept el 13/11/2011, 18:57

Muy chula la Derbi y suerte con la ITV.
avatar
Concept
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 27/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Drcervecillas el 13/11/2011, 19:17

Pues Pablo, no hay que decir que de la chica en cuestión al menos sacastes algo realmente bueno y tu tio también, está muy guapa esa Yumbo :oki:
avatar
Drcervecillas
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Cornellà
Fecha de inscripción : 01/01/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Serrano el 24/11/2011, 07:50

Esta es del foro http://zephyrspain.superforos.com y la pone rubalkjet

El Gran Pique

A principios de los 70 rondaba yo los 4O años, así­ que si sacas cuentas, podrás averiguar mi edad. Si eres de los que piensan que la moto es patrimonio solo de veinteañeros, estás terriblemente equivocado, aunque también puede ser que algún dí­a una CBR 900 negra (Fire Blade, por supuesto) te mande un par de aceleradas en el oí­do, o que en algún bar al costado de la ruta repares en algún anciano de pelo muy largo y canoso que desde un rincón de la barra, enfundado en su Garibaldi blanco, parezca conversar con su Nolan y un café siempre muy largo, sin prestar aparente atención a la conversación de los demás.

A veces me verás sonreí­r, tal vez alguna fantaseada que el que estirado de turno está endilgando a sus colegas, o probablemente algún retazo del pasado que en aquel momento viene a buscarme. Si estás solo y buscas conversación, adelante, siempre estoy dispuesto a compartir un café (siempre muy largo) pero te advierto: soy peligroso, uno de los inconvenientes de mi edad es que los recuerdos y las anécdotas se agolpan en el archivo y pugnan como endemoniados por salir, así­ que cuando me tiran de la lengua o del procesador de textos, no se sabe nunca cómo va a acabar la cosa. Y es justamente lo que me está pasando en estos momentos.

Ah, si, estábamos a principios de los 70. Después de 3 noviazgos fracasados mi situación sentimental era de paro forzoso, no así­ en el plan laboral, pues el sueldecito de la fabrica me permití­a ir tirando, los amorí­os que sí­ me habí­an ido bien, desde que a los 14 años me desvirgó una Guzzi, la Aleu, dos Montesas y la Ossa actual. Ahora, rozando la cuarenta mi vida parecí­a estar a punto de dar un vuelco, acababa de conocer a Cuqui. Cuqui era quince años menor que yo, hija de un empresario potente y con unas curvas espectaculares.

Solo habí­a un problema, Cuqui odiaba las motos, a lo que no le di importancia; un tipo como yo, que habí­a pasado mas horas con un depósito en" las piernas que con una almohada bajo la cabeza, sabrí­a valerme de la técnica y de los recursos necesarios para revertir ese odio en un incontrolable amor.

Así­ que a principios de aquel verano le propuse un pasar un hermoso dí­a en la playa, ella estuvo de acuerdo y le pareció adecuado el lugar. Claro que por entonces aún no existí­a la autopista, y para llegar allí­ habí­a que pasar por las cuestas de Garraf, excitante carretera y entrañable amiga que yo consideré adecuada para mis planes: abrir los ojos de Cuqui a las inexplicables sensaciones de un relajado viaje en motocicleta, saboreando el sol, espí­ritu motero y la elegancia de la brisa marina acariciándole la piel.

Al principio todo fue bien. Con una conducción distendida y cien por cien turí­stica empezarnos a enlazar los primeros tramos mientras mi pasajera iba ganando confianza poco a poco y empezaba a disfrutar del paisaje y la experiencia; sólo faltaba el violinista, querubines sembrando el asfalto de pétalos de rosa a nuestro paso y cupido enamorándonos con sus flechas impregnadas de amor. Nuestro crucero era de unos 40 por hora en plan dominguero, como se acostumbraba a circular por aquel entonces detrás de los coches.
Aquellos monstruos rompieron el hechizo de aquel remanso de paz y ternura, y nos devolvieron al planeta "tierra motorista", cuando pasaron rozándonos aproximadamente a la velocidad de la luz... Zum... Zummm... ZumZum ... Zuuumm ...

Eran 8 o 9 motocicletas en perfecta formación de fila india y tan pegadas la una a la otra que mas bien parecí­an una única moto con un montón de ruedas y moteros encima. Dos segundos después las vi perderse cuesta arriba en un increí­ble ballet sincronizado a la izquierda, aceleración, destello de piloto trasero, y giro a la derecha.

Noté un estremecimiento en las manos de Cuqui que apretaron con fuerza las costuras de mi chaqueta a la altura de los riñones. Volví­ mi rostro hacia ella sonriendo y seguí­ inmutable a nuestra velocidad de paseo; afortunadamente, al cabo de un rato noté que se relajaba otra vez.
Unos quince minutos después, a la salida una, curva volvimos a verlas, se habí­an detenido en una pequeña explanada a la derecha del asfalto y estaban contemplando la maravillosa vista que los acantilados y el mar les regalaban. Las matrí­culas de sus motos eran alemanas, y ellos también. Rubios, con cabellos lacios muy largos y barbas; solamente sus cascos eran ya un espectáculo, no se parecí­an nada a mi orinal de producción nacional, mas bien semejaban escafandras de astronautas, y las motos... Jamás habí­a visto un espectáculo semejante.
Sí­ habí­a oí­do hablar de las japonesas, o habí­a visto alguna fotografí­a, pero aquello... ruedas como de coche, carenados, semimanillares, frenos de disco y motores de 4 cilindros, increí­ble.
Aminoré aún un poco más la marcha para poder deleitarme un segundo más con aquella visión, pero la felicidad es efí­mera y las sobrepasé enseguida, así­ que después de echarles un último vistazo de admiración y envidia a través del retrovisor, los perdí­ definitivamente de vista.
Tras cinco minutos más de excursión, y justo al encarar una de las pocas rectas del Garraf, los vi crecer vertiginosamente por el espejo, lo primero que me chocó fue que todos llevaban las luces encendidas, detalle que antes no habí­a apreciado; lo segundo fue que en cuanto se me echó encima el primero, no me adelantó, sino que se quedó un momento pegadito a mí­ para rebasarme muy despacio mientras le echaba una ojeada a mi moto. El segundo hizo lo mismo, repasando de arriba abajo mi Ossa, mientras señalaba mi máquina y le hací­a un gesto con la cabeza al que iba tercero, los demás repitieron la operación a medida que me adelantaban, y yo me sentí­ como un imbécil sin saber si debí­a saludarles, fingir indiferencia o mirar también sus monturas, hasta que detrás de una escafandro de astronauta le tapa a uno la boca y algo la nariz, pero los ojos no, y cuando uno se rí­e, no lo hace sólo con los labios, no señor; los europeos con motos japonesas se rí­en con " la cara, y eso se nota por mucho casco integral que lleven, y aquel engreí­do, el último de la fila, se rió, no sé si de mí­ o de mi moto, pero se rió.

Compréndelo, fue superior a mí­, no pude hacer nada para evitarlo. Además dio la casualidad de que aquella carretera era una vieja conocida de antiguas aventuras, dio la casualidad de que se me cruzaron los cables y dio la casualidad de que mi Ossa no era una Mike Andrews réplica de aquellas, sino una yankee 500, con motor 2 tiempos, twin paralelo, perdón, entonces se decí­a bicilí­ndrico vertical enfrentado al sentido de la marcha, y con más de 70 CV de los buenos.
Cuando todos los del grupo ya hubieron tenido la oportunidad de contemplarme como a un mono en una aula, teniendo la delicadeza, al menos, de no tirarme cacahuetes, hicieron bramar sus motores y desaparecieron al final de la recta.

Yo, invadido por la serenidad de las grandes ocasiones, me ajusté las galas que hasta entonces habí­a llevado sobre el clí­max, respiré hondo un par de veces, reduje tres marchas y le di al mango como un hombre.

Les juro que una de las cosas que más lamento en mi vida es no haber podido ver la cara del capullo aquel, cuando vio que se le echaba encima el chirimbolo con ruedas del que se habí­a reí­do un minuto antes, le quité el polvo del lateral izquierdo de su bonito carenado y en la misma operación, casi sin querer, decidí­ deshacerme también del que le precedí­a justo a la entrada de una curva en la que acababa de aparecer un 600 conducido por un caballero calvo al que los ojos le crecieron asombrosamente alcanzando en un segundo el tamaño de dos huevos duros, los dos siguientes fueron realmente fáciles, debo reconocerlo. No se habí­an enterado aún de qué iba la misa y aproveché el tramo recto para enseñarles, cuando pasé al otro, que ya se habí­a dado cuenta de la situación pero no pudo reaccionar, fue cuando empezó la fiesta de verdad, y los tres que iban delante de mí­, después de un instante de estupor, varios titubeos, se agacharon sobre el depósito y empezaron a retorcer las orejas de sus japonesas.
Pero resulta que en la casa Ossa, además de fabricar estupendos proyectores cinematográficos, también entendí­an algo de motos, así­ que no fue muy difí­cil chuparle rueda al siguiente, claro que adelantarle era otra cosa, los otros dos que quedaban delante nos iban tomando algo de distancia, así­ que no debí­a perder mucho tiempo con el que iba tercero, porque corrí­a el riesgo de perderlos, en esto estábamos cuando, ¡Oh! Dios existe: después de negociar una de derechos, nos encontramos una pequeña recta y, al final, una curva bien visible donde iban a cruzar el Renault Gordini al que deberí­amos adelantar y el auto que vení­a hacia nosotros. El alemán dudó una décima de segundo, no podrí­a pasar entre los dos vehí­culos, juntos.
Un instante antes ver iluminarse su luz de freno, yo ya habí­a reducido una marcha y enroscado el puño del acelerador, y después de dejarle atrás, seguramente planteándose cambiar su Suzuky por una Torrot 49, pasé entre el coche y el auto en pleno viraje creando el estilo que años después me copiarí­a descaradamente Ronaldo para colarse entre los defensores del Compostela; y sin detenerme a pensar qué opinión tendrí­an de mi mamá el chofer y el dominguero, me lancé a la caza de los dos últimos modelos trofeos.

Me costa mucho alcanzarles, los malditos iban deprisa, pero al final me puse a rueda. Iban separados unos 20 metros uno del otro, mejor. Después de varios minutos sin que ocurriera nada mas que no fuera la insólita y rápida reducción del tamaño de las estriberas y el cromado de los escapes, llegué a la mente bien en mi vida fue aquel exterior, ¡qué trazada!, ¡qué finura!, ¡qué aplomo y precisión! Dios mí­o si lo hubieras visto, arrasarí­a las votaciones para piloto del año, le sorprendí­ totalmente, pues no se esperaba que nadie tuviese pelotas de adelantar en plena curva ciego por el carril de la izquierda, bordeando además el acantilado de más de 50 metros de caí­da libre. Cuando le estaba pasando me pareció que el casco iba a salí­rsele de la cabeza, seguramente a causa de que se le pusieron sus largos pelos de punta, la boca se le abrió tanto que la mandí­bula le asomó por la parte inferior del integral, y sus ojos. ¡Oh, sí­!, en plena maniobra tuve la cortesí­a de mirarle a la cara, el tamaño de sus ojos dejaban en ridí­culo a los del pobre conductor de la 750.

Y ahí­ acabo todo. El que quedaba delante, simplemente se rindió. Lo habí­a visto todo por el retrovisor y seguramente decidió que el sol de España, las discotecas de Sitges y el cálido abrazo de mamá cuando volviera a su paí­s valí­an mas que la locura de seguir peleándose con el demente aquel y su extraño cachorro, que al parecer tení­a la costumbre de zamparse 8 ó 9 japonesas antes de desayunar.

Así­ que desenroscó cobarde y lastimosamente el mango y le dejé atrás seguramente meditando sobre los misterios insondables de la vida.

Seguí­ un par de kilómetros más en solitario, dejando que allí­ detrás los vencidos se reagruparan en su humillante derrota y preparé mentalmente la entrega de premios.
Me detuve mas adelante al costado del camino y me bajé con rapidez de la moto y apoyándome en el depósito de combustible con aire de despreocupación, adopté mi posición, fingiendo contemplar relajadamente el paisaje, como ellos habí­an hecho antes.
Fue entonces cuando reparé en ella, ¡¡Cuqui!!, me habí­a olvidado completamente que llevaba a mi posible novia como paquete. Estaba entumecida, tiesa como una chasis de doble viga de aluminio, blanca como el carenado de Cardús en los duros tiempos de crisis "sponsoril" y la mirada perdida en el infinito, sentada sobre la Yankee con los brazos doblados y las manos agarrotadas en actitud de agarrarse aún a mi chaqueta como si yo aún estuviese allí­.
Efectivamente, parecí­a que eso de las motos no era lo suyo.

Les oí­ llegar por la izquierda, decidí­ desentenderme un momento del problema y seguir con la pose de absoluta indiferencia, total serian un par de segundos necesario para que los vencidos se retiren, pero cuando aparecieron por la curva, redujeron la velocidad y se pararon todos ante mí­. Algunos se quitaron el casco y me miraron con una mezcla de respeto, admiración y perplejidad.

El silencio se podí­a cortar con un cuchillo. En un momento puede cambiar la historia de la humanidad, un pequeño detalle puede dar un giro a la vida de cualquiera o a su futuro, una nimiedad puede hundir al más magno y solemne triunfador en los más mí­seros de las ruinas: justo en aquel glorioso momento Cuqui me vomitó encima. Y no creas que fue una pequeñez, no, fue un verdadero chaparrón que me dejó paralizado y cubierto de arriba abajo por una espesa macedonia multicolor. Se hizo de nuevo un silencio sepulcral, la estupefacción se dibujó en las caras de los alemanes, y a mí­ no se me ocurrió otra cosa que sonreí­r estúpidamente. Aquello ya fue demasiado de pronto sonó una estruendoso carcajada a la que siguieron siete más y aquello se convirtió en un manicomio. ¿Has visto alguna vez a alguien con un auténtico genuino ataque de risa?, pues prueba imaginarte ocho a la vez; es contagioso e imparable, no se puede hacer nada para detenerlo y a mí­ también me dio cuando Cuqui, que afortunadamente no llevaba ningún hacha, me soltó un tremendo sopapo y su mano quedó pegada en mi mejilla.
En lugar de un enérgico ipaf! sonó un impresentable ichop! y, claro, no hizo el mismo efecto, desencadenando un agravamiento general del ataque de risa que provocó la huida de Cuqui, que se alejó, corriendo carretera arriba, agitando los brazos en alto y aullando como una sirena de una fábrica a la hora de salida.

Entonces, a uno de ellos le flaquearon las piernas por los espasmos de la risa y cayo con la moto como un saco de patatas, otro lloraba a carcajadas golpeando el deposito de su Kawasaki mientras un compañero, que soltaba como unos hipos entrecortados, les decí­a a los demás que se estaba desmayando, al tiempo que el que habí­a caí­do estaba revolcándose en el suelo en pleno ataque y otro pataleaba una señal de prohibido adelantar, entre sí­ncopes carcajeantes.

Así­ nos encontraron los de la Guardia Civil que, después de cinco minutos de intentos de averiguar qué rayos estaba pasando allí­ sin que nadie de los presentes les hiciera ningún caso ni viera capaz de otra cosa que contenerse el estómago, y respirar de vez en cuando.
Jamás volví­ a ver a Cuqui, se irí­a en auto a su casa, yo qué sé, los alemanes y yo acabamos con un porcentaje bastante elevado de las existencias cerveceros de Sitges, y anduvimos todo el verano juntos, intercambiando monturas y descubriendo parajes insólitos de nuestras carreteras costeras.

Han pasado casi treinta años y nos seguimos viendo, dos veces por temporada, una en el G.P. de aquí­ y la otra es Elefantentrefí­en, adonde, por supuesto, acudo con la mí­tica Ossa Yankee 500 que aún conservo y que allí­ es venerada por nueve ancianos decrépitos que, sentados sobre la nieve y al abrigo del un fuego, brindan por ella, y a los que en el momento mas insospechado, y para alarma de sus coronarí­as, hernias y artritis, les sobreviene un ataque de risa sin que nadie entienda porqué.

Cosas de viejos.
avatar
Serrano
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Navarra
Fecha de inscripción : 10/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Concept el 24/11/2011, 18:40

Muy buena. :bravy:
avatar
Concept
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 27/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Minicross el 24/11/2011, 19:53

Buenisima
avatar
Minicross
Amotiquero Inter
Amotiquero Inter

Localización : Cartagena
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Pablo el 25/11/2011, 20:58

Joer que arte, eso es escribir, me ha encantado :D

Un gran saludo :gn:
avatar
Pablo
Amotiquero Senior
Amotiquero Senior

Localización : Granada
Fecha de inscripción : 30/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Serrano el 14/12/2011, 13:25

http://www.youtube.com/watch?v=9IgVUyxlB7o&feature=player_embedded

Escrito por Bicipalo en el foro http://viragos.info/index.php?option=com_kunena&view=listcat&Itemid=78


Me ha gustado ¿ que os parece ?

Es emotivo y resume la vida de gran parte de todos nosotros, el video prescinde de la infancia o de la niñez de los protagonistas y se centra en dos momentos cruciales, en la pujante juventud que te permite ir en moto y ser un amante infatigable..., y en la vejez, justo los dos extremos, cuando empiezas a vivir y cuando comienzas a morir.

A veces es la misma fatiga de la edad la que acaba con los sueños, el estres, el tipo de vida que llevabos y otras la enfermedad..., pero el video nos recuerda que siempre queda un resquicio para volver a soñar, o casi mejor para nunca olvidar.

Ayer por la tarde monté en Duna, hacia tiempo que no lo hacia y volví a sentir lo mismo..., el placer de cada gesto, de cada maniobra en medio del tráfico urbano, volví a ver a los chiquillos saliendo del colegio, ya por la tarde y con el sol de la tarde llenando de luces rojas y rosadas el escaso cielo que asomaba entre los edificios. Sonréi otra vez cuando atravesaba el tunel, percibiendo como el sonido variaba allí abajo y como golpeaba en mis pulmones, giré mi cabeza y sonreí a un imaginario compañero, a una imaginaria motera que pilotase a mi lado y que sintiese lo mismo..., no habia nadie, tan solo tráfico y yo mismo..., pero con Duna y su sonido haciendome sonreir, viviendo cada movimiento y cada vuelta del cigueñal.
avatar
Serrano
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Navarra
Fecha de inscripción : 10/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Concept el 14/12/2011, 21:54

Serrano, muy guapo el video, no veas con los viejos, este es el espiritu, libertad y gas hasta que el cuerpo aguante. Gracias. :oki:
avatar
Concept
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 27/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Serrano el 26/12/2011, 09:38

En este Blog otra pequeña historia.

http://blogs.elcorreo.com/motobloj/2010/11/26/la-moto-mi-padre/
avatar
Serrano
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Navarra
Fecha de inscripción : 10/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Puchdieguin el 26/12/2011, 15:04

Bueno aquí dejo esta historia con su toque de humor, me la mandaron por email y no se su procedencia, que la disfruteis¡¡¡

Estimados amigos:

No suelo escribir en el foro, pero necesito vuestro consejo en lo que puede ser una decisión crucial.
Desde hace un tiempo sospecho que mi mujer me engaña. Ya sabéis, las cosas típicas como esas llamadas a casa que cuando descuelgas no contesta nadie. Mi mujer sale con amigas últimamente, pero le pregunto sus nombres y me dice que no las conozco, que son amigas del trabajo…
Me quedo despierto para verla llegar en taxi, pero ella baja por la calle a pie y a lo lejos escucho un coche alejarse del que se ha bajado a la vuelta de la esquina. ¿Quizás no volvió en taxi…?
El otro día cogí su móvil sólo para mirar la hora y se puso como loca gritándome que nunca cogiera otra vez su móvil y que si la estaba espiando. Nunca he hablado de esto con mi mujer.
Creo que en el fondo no quiero saber la verdad, pero anoche ella volvió a salir y decidí que iba a investigar. Aparqué mi moto cerca del garaje y me escondí detrás de ella de manera que tuviera una buena visión de toda la calle cuando ella llegara a casa. En ese momento, agachado detrás de la moto, me di cuenta de que la tapa de balancines perdía algo de aceite.
Y aquí viene mi pregunta: ¿Reaprieto y me la juego a que se pase de rosca o me lío y cambio la junta?

En resumidas cuentas...cuando a un motero le ponen su moto delante...se le olvidan el resto de problemas! jejeje Ojalá todo fuese tan fácil de solucionar!

avatar
Puchdieguin
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Palomares (Almeria)
Fecha de inscripción : 16/01/2009

http://groucho83.elbruto.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  DucatiRoad el 26/12/2011, 17:13

Muy buenas pero la última genial :oki: el humor ante todo...
avatar
DucatiRoad
Amotiquero Cadete
Amotiquero Cadete

Localización : Lugo
Fecha de inscripción : 04/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de motos

Mensaje  Serrano el 9/4/2014, 15:40

Otra historia de motos



Historia de un viejo motero.
tomada de Moteros del Cabo Peñas.
Paco bajó las escaleras de su casa lentamente y con cuidado. A su edad y con su artrosis incipiente ya no podía hacerlo de otro modo. Terminó de bajarlas y se dirigió hacia la puerta del garaje. La abrió y entró. Avanzó entre la penumbra hacia la ventana y subió la persiana. Entonces, la luz que de repente invadió el local, dejo a la vista un garaje un tanto desordenado, con más o menos las cosas que hay en todos los garajes particulares: una segadora, unas estanterías con objetos varios, algunos de los cuales difíciles de identificar, un cuarto de calderas, un coche que había conocido mejores tiempos, algunos aperos de jardinería, un viejo armario ropero con espejo en las puertas, una bicicleta con aspecto de no ser utilizada, en fin, todo eso y alguna cosa más sin importancia.

old_man_motorcycleLo que diferenciaba ese garaje de la mayoría de los garajes, era un bulto de buen tamaño que tapado con una vieja sábana, ocupaba una buena parte del local. Paco avanzó hacia donde se encontraba ese bulto y con cuidado y mucho protocolo, como si lo hubiera hecho mil y una veces, fue retirando poco a poco la tela que lo cubría. Según lo iba haciendo, sus ojos se iban abriendo cada vez más y más, parecían brillarle, hasta que al dejar al descubierto del todo lo que allí había, sintió como su desgarbada figura se hinchaba de aire y el corazón le latía más deprisa. Allí estaba, como si el tiempo no pasara por ella, una magnífica Harley-Davidson Electra Glide 1200 FLH del 76 roja y negra, brillando como si tuviera luz propia.

La contempló un rato, la rodeó lentamente hasta llegar a su costado izquierdo y con bastante esfuerzo y algo de dolor, asió el manillar con su mano izquierda, levanto su pierna derecha y la pasó por encima del asiento. Metió su mano en el bolsillo, del pecho de la chaqueta y sacó la llave de contacto. La introdujo y arrancó el motor. El motor de 74 pulgadas, rugió con un primer estampido para seguidamente quedar al ralentí con ese característico sonido desacompasado del que hacen gala las máquinas de la “company”. Apretó el embrague, engranó primera con un sonoro ruido sordo y volviendo la cabeza hacia un lado se contempló en el espejo del armario ropero. Dejó que el motor diera unas vueltas más y después de volverlo a punto muerto, lo apagó. Se bajó de la moto y fue hasta la estantería, donde cogió una gamuza, la dobló en cuatro partes y comenzó a pasarla cuidadosamente por la moto, quitándole el poco polvo que tenia. Esperó a que el motor y los escapes se enfriaran y volvió a cubrirla con la misma vieja sábana. Eso fue todo. Eso era todo todos los días desde hacía años. Paco ya no podía salir con su moto como cuando era más joven. Sus maltrechas rodillas ya no podían aguantar el peso de los más de 300 kg de hierro de Milwaukee que pesaba su querida moto y sus manos ya no tenían suficiente fuerza y precisión para manejar su manillar.

mini-81343_HD-FLH1200-ElectraGlide-1970_122_442loEse momento del día era de sensaciones contradictorias. Por un lado se sentía más vivo y animado y por otro lado sentía nostalgia de los kilómetros recorridos durante una vida, unas veces en compañía de amigos moteros como él y otras en solitario; de los viajes que había realizado y sitios que había conocido, de las concentraciones a las que había acudido, de las risa y los buenos momentos vividos, incluso de las mojaduras y el frío que a veces había sufrido. En definitiva, de una vida llena de intensos momentos a la moto.

Con aire triste, cerró la puerta del garaje y se dirigió de nuevo a la escalera para subir a su casa, donde desayunaría antes de dirigirse al pueblo, donde todos los días hacia sus compras cotidianas.

Una noche de otoño, llovía y no poco. Serian poco más de las siete, pero ya había oscurecido hacia un rato. Paco tenía que acercarse al pueblo, hoy tenia clase de internet. No era algo que le apasionara pero le servía para distraerse y relacionarse un poco. Bajó al garaje y no sin antes dedicarle una mirada al bulto que hacia la vieja sábana, se subió a su coche, arrancó el motor y accionó el mando del portón. Salió del garaje y volvió a accionar el mando. Cruzó los metros que separaban su casa de la carretera y girando hacia la derecha, se dispuso a recorrer los ocho km que le separaban del pueblo. Seguía lloviendo con ganas y no habría completado la mitad del recorrido, cuando vio en la orilla de la carretera un chico cuya moto le había hecho la jugada de dejarlo tirado en mitad de la tormenta. Apiadándose de él, se detuvo a su lado y con voz firme le preguntó:

-!Eh, muchacho, ¿necesitas ayuda?

El chico se agachó hasta la altura de la ventanilla y le contestó:

-Me vendría bien que me acercase hasta el pueblo, . Por la moto van a venir unos amigos en breve, pero yo no tengo por qué estar aquí mojándome.

Paco le abrió la puerta para que entrase y al hacerlo vio la moto del chico. Era una custom negra, bicilíndrica en v y con unos curiosos espejos en forma de ocho girado y aunque no reconoció el modelo, le pareció muy bonita. De camino al pueblo, hablaron animadamente de motos y de moteros y a los pocos minutos, ya daba la sensación que se conociesen de siempre. Al llegar al pueblo, el chico pidió que lo dejase en el primer bar que encontraran y Paco así lo hizo. Al parar el coche, el chico quiso corresponder el gesto de Paco y le regalo su braga de cuello. Era una braga sencilla, negra de lycra, poco usada y como único adorno, una alita plateada. El chico se despidió dando las y al darse la vuelta para entrar en el bar, Paco observó que la misma ala plateada lucia en el parche dorsal del chaleco del chico.

En el viaje de vuelta hacia su casa, Paco recordó el lugar donde se había quedado la moto y allí ya no había nada.

-Ya la han recogido-Se dijo Paco.

Al día siguiente, amanecieron los campos helados y Paco pensó que sería buena idea ponerse la braga que aquel chico le había dada, algo le abrigaría. Salió de su casa, bajó la escalera y entró en su garaje, como todos los días. Paco subió la persiana y comprobó que aún no había amanecido del todo, aunque algo se veía.
Paco repitió ceremoniosamente su pequeño rito diario, descubrió la moto, agarró el manillar con su mano izquierda y pasó ágilmente su pierna derecha por encima del asiento. Paco se quedó sorprendido, no le había costado subirse a la moto. Sacó la llave del bolsillo del pecho y arrancó el motor. Se miró en el espejo del armario y entonces se quedó sin aire. La imagen que el espejo le devolvía era la suya propia con cuarenta años menos. Por acto reflejo, soltó el manillar y su imagen cambió. Ahora el reflejo volvía a ser el de siempre. Con mano temblorosa asió de nuevo el manillar y con los ojos tan abiertos como era capaz, giró lentamente la cabeza hasta alcanzar el espejo con la mirada. Esta vez no soltó el manillar ni miró hacia otro lado. Se quedó observando fijamente, reconociéndose como el hombre que había sido hacia cuarenta años.
Mantuvo la mirada unos momentos mientras una oleada de calor recorría su cuerpo. Bajó la cabeza, soltó el manillar y se bajó de la moto. Fue hacia el espejo mientras se quitaba la chaqueta y la braga que aquel motero le había dado. Miró al espejo detenidamente y luego a la moto y así varias veces.
Cuando se tranquilizó un poco, volvió a sentarse en la moto y agarrando el manillar, dirigió la mirada de nuevo hacia el espejo. Su imagen era la del Paco de siempre. Se quedó pensativo unos momentos, mientras sus ojos se movían nerviosamente de izquierda a derecha, cuando estos fueron a posarse sobre la braga que había dejado encima de la chaqueta. Un rápido pensamiento cruzó su mente mientras le pareció ver que el ala plateada que adornaba la braga relucía de forma extraña, como si reflejase una luz que allí no había por ningún lado.
Paco se bajó de la moto, se acercó a la braga y se la puso.
Volvió a sentarse en la moto, se agarró al manillar y cuando se miró una vez más al espejo del armario, volvió a verse tal como era hacia cuarenta años atrás. Ya no dudó que la braga era la responsable del cambio.
Un poco menos nervioso, constató que no sólo era su imagen la que había mejorado, sino que realmente se sentía como si tuviese todos esos años menos. También comprobó que su imagen tan solo cambiaba en el espejo. sus manos y todo lo que alcazaba a ver de su cuerpo era como se esperaba que fuera para su edad.
Con todo el aplomo que consiguió reunir subió a su casa y cuando bajó de nuevo, llevaba puesto una vieja cazadora Vanson de cuero en su mano derecha un casco tipo Cromwell y en la izquierda unos guantes de cuero algo raidos.
Accionó el mando del portón, se subió a la moto y se puso el casco y los guantes. Arrancó el motor y lanzó una última mirada al espejo, para asegurarse de que lo que quiera que fuese que provocaba esa situación, seguía funcionando. HW ATTAMWSS REngranó primera y salió. Recorrió los metros que le separaban de la carretera y giró a la izquierda. Y rodó. Rodó con la misma excitación que el día que estrenó la moto. Recorrió kilómetros y kilómetros sin cansarse. Llenó el tanque y tan solo tomó un sándwich y un refresco en aquella gasolinera. No había tiempo que perder.
Cuando le pareció que estaba lo bastante lejos, se dio la vuelta hacia su casa. Cuando llegó, guardó la moto y se miró al espejo otra vez. Se bajó de la moto y se volvió a mirar. La sonrisa que le había acompañado todo el viaje aún no habia abandonado su rostro. Cerró el garaje y subió a su casa con paso cansado. Entró y se dirigió hacia el sofá desde donde siempre veía el televisor, solo que esta vez no lo encendió. Se dejó caer en el sofá y lloró. Lloró de pura felicidad por haber vuelto a sentirse vivo, por haber vuelto a sentir el aire en su cara y sobre todo por haberse vuelto a sentir él mismo.
Al día siguiente, repitió los mismos pasos del día anterior y volvió a rodar.
Aún dudaba de que aquello fuera un sueño, lo que si tenía claro, es que había que disfrutarlo. Y aquel tipo que le había dado la braga, ¿quién era? ¿un ángel? ¿Un demonio? ¿acaso importaba? Lo importante era que Paco volvía a ser motero.
Paco rodó todos los días. Unas veces Hacia ruta y otros solamente se acercaba al pueblo a hacer sus compras.
En el pueblo no salían de su asombro al volver a ver otra vez a Paco sobre su motocicleta y lo que más les llamaba la atención, era la sonrisa que siempre exhibía por encima de aquella braga con su alita plateada.
Así pasaron algunos años, en los cuales Paco se sintió muy feliz, hasta que un día, la dama de negro, vino a reclamar a Paco definitivamente.
Los que acudieron a su funeral, aseguraron que Paco tenía en su ataúd, la misma sonrisa de cuando iba con su moto por las carreteras.
El día de su entierro, sus familiares y allegados, no pudieron evitar fijarse que a la entrada del cementerio, había un chico vestido de motero que llevaba un chaleco con un ala plateada en la espalda. Aquel joven se apoyaba sobre una custom negra sin ningún distintivo, llamativamente limpia y con unos curiosos espejos en forma de ocho girado y cargada como para emprender un viaje exactamente igual que la otra moto que estaba aparcada a su lado.
El entierro terminó y los asistentes fueron acercándose poco a poco hacia la salida del camposanto y todavía desde el interior, alcanzaron a oír el inconfundible sonido de dos v-twin arrancando y alejándose.
Hoy día, años después, los asistentes al entierro de Paco, siguen preguntándose quién sería el conductor de la otra moto, compañero del chico, que con su figura desgarbada y una vieja chaqueta Vanson rodaba hacia el sol poniente.
Hoy día años después, y aunque nadie los ha visto, algunos vecinos del pueblo, aseguran oír algunas noches a dos bicilíndricos cruzar el pueblo, quién sabe con qué rumbo, si irán de ida o de vuelta de alguna reunión con más como ellos o tal vez, de alguna fiesta motera donde beberán cerveza y hablarán de motos y todas esas cosas de las que hablan los moteros cuando se reúnen.
Y hoy día, años después, algún vecino ha asegurado haber visto un motero parecido a Paco cuando era joven, con su moto parada en el arcén y su casco en el suelo, tal vez esperando la llegada de algún motero como él, que al verle se detuviera para ofrecerle su ayuda.
Así que si algún día veis en el arcén un motero parado, que lleve en el cuello una braga con una alita plateada, con una custom negra con los espejos en forma de ocho girado, no dejéis de parar a preguntarle si necesita ayuda, quién sabe con que os podrá obsequiar en muestra de agradecimiento.
avatar
Serrano
Amotiquero X-Pro
Amotiquero X-Pro

Localización : Navarra
Fecha de inscripción : 10/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.